Un balcón en las nubes

Con las primeras luces del amanecer los pasajeros van llegando a la zona de despegue. Tanto el piloto como el equipo de tierra trabajan concienzudos en el montaje del globo y van recibiendo a sus invitados del viento. Los globos comienzan a llenarse de aire iluminados por los rayos del sol naciente. Los pasajeros que lo deseen pueden colaborar en el montaje del globo. Se respira ambiente de aventura. Todo un espectáculo que no es más que el principio de una experiencia inolvidable.

Los primeros fogonazos del quemador bastan para que el globo, que parecía un enorme cetáceo multicolor varado en la playa, se desperece y se levante, ya con ganas de volar. Su enorme corpachón, que hasta un momento antes sólo era un gran trozo de tela, se muestra ahora magnífico, como un gigante erguido en medio del campo. Los pasajeros, emocionados, suben a la barquilla.

EL DESPEGUE

Suavemente, de forma casi mágica, el globo abandona el suelo. Se inicia un camino marcado por la brisa porque durante una hora todos serán pasajeros del viento. Una hora para asomarse al mundo de siempre desde un privilegiado balcón entre las nubes. El piloto lleva al globo a diferentes alturas buscando las corrientes de aire más favorables. Así se consigue un vuelo entretenido y variado con diferentes sensaciones y puntos de vista.

El tiempo se pasa, nunca mejor dicho, volando. Es frecuente observar todo tipo de fauna durante el paseo en globo. No hay movimientos bruscos, ni desagradables. La barquilla es extraordinariamente estable y se diría que es el mundo el que se mueve bajo nosotros, para ofrecernos sus rincones secretos. Las vistas y las sensaciones son inolvidables.

Tras un recordatorio del breafing el piloto se dispone a tomar tierra. El aterrizaje es uno de los momentos más divertidos y emocionantes del vuelo en globo.

DESPUÉS DEL ATERRIZAJE LA ACTIVIDAD CONTINUA

Tras el aterrizaje los pasajeros pueden, si lo desean, colaborar en la recogida del globo. Esta será una buena forma de hacer aún más intensa la experiencia. Y allí mismo, donde el viento y el destino hayan querido llevarnos, se repite una tradición que lleva celebrándose desde el primer vuelo en globo. Celebraremos un brindis con cava, un pequeño almuerzo y una ceremonia donde se entregan los diplomas acreditativo de la experiencia: El bautismo de vuelo en globo.

Siempre en las nubes graba en vídeo HD todos sus vuelos y los envía posteriormente a sus pasajeros.

El paseo en globo con Siempre en las nubes incluye: viaje en globo de aproximadamente una hora de duración, brindis con cava—como manda la tradición—y un pequeño almuerzo para acompañarlo en el lugar de aterrizaje, un diploma de bautismo aéreo, reportaje fotográfico, un vídeo HD del vuelo editado de la actividad y seguro de responsabilidad civil para todos los pasajeros.

Reserve su billete regalo personalizado con un año de validez y elija después la fecha y lugar para volar en globo en nuestra programación. No olvides presentar tu tarjeta turística para disfrutar del descuento que te ofrecen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s